Ideas de reforma integral para una casa antigua

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Laas casas antiguas tienen un encanto que ninguna nueva construcción puede igualar. Además, si han sobrevivido en pie durante tanto tiempo es porque son sólidas y resistentes. Se merecen volver a la vida y recuperar todo su esplendor, con todas las ventajas que les puede añadir un nuevo planteamiento. Estas ideas de reforma integral para una casa antigua te ayudarán a ver todo su potencial, y a dotarla de los elementos más modernos para que brille en todo su esplendor.

Reforma integral de una casa antigua unifamiliar: recuperar, mejor que renovar

Cuando se va a emprender la reforma integral de una casa unifamiliar, hay que tener en cuenta aspectos específicos. Normalmente, suele ser necesario rehabilitar la cubierta, la fachada e incluso la estructura. Es fundamental que la construcción sea sólida, fiable y resistente para conseguir un interior plenamente funcional. En este tipo de reformas, los profesionales lo tienen claro: es mejor recuperar que sustituir. Conviene aprovechar todos los materiales originales que se encuentren en buen estado, porque además de conservar la personalidad y la esencia de la casa nos ayudarán a ahorrar en nuestro presupuesto.

Por ejemplo, lo más habitual es que las cubiertas sean de teja. Las tejas antiguas en buenas condiciones no solo son resistentes y aislantes, sino que resultan preciosas. Lo normal es que muchas se hayan roto o desaparecido; para lograr un efecto uniforme, conviene mezclar las tejas originales con otras nuevas (de estilo antiguo). Por supuesto, antes de colocar las tejas habrá que reparar el tejado y reforzar su estructura, así como aislamiento. Otros materiales que merece la pena recuperar son las estructuras de madera (vigas, embocaduras…), las puertas originales, las paredes de piedra o ladrillo, los techos de bovedilla y los suelos de madera o baldosa hidráulica.

Reforma de un piso antiguo: apuesta por espacios abiertos

Como comentábamos, no es lo mismo la renovación de una casa que la reforma de un piso antiguo. En este caso, lo más normal es que no haya que intervenir en la fachada o la cubierta, salvo excepciones. Pero son muchas las cosas en las que hay que centrarse para conseguir un resultado perfecto. Habitualmente, los pisos antiguos tenían una distribución más complicada de lo que hoy es tendencia. Lo normal es que estuvieran habitados por familias numerosas, lo que invitaba a levantar tabiques para crear espacios independientes. Hoy las cosas han cambiado y la tendencia apunta a vivir en espacios abiertos, bien comunicados y que «respiren».

Tirar tabiques y comunicar espacios puede convertir un piso oscuro y poco funcional en una casa espectacular. Cuando se eliminan pasillos y espacios muy pequeños, se ganan metros y se consigue ampliar la vivienda. Las tendencias apuntan a unir la cocina con el salón y el comedor, creando lo que se conoce como concepto abierto (open concept), y a unir dos habitaciones pequeñas para crear una más amplia, o para incluir un vestidor en el dormitorio. Para realizar este tipo de reformas es imprescindible contar con un profesional cualificado que dé el visto bueno al proyecto y obtenga la licencia necesaria.

En Kubo Reformas somos especialistas en la realización reformas integrales de viviendas en Madrid y contamos con el equipo perfecto para hacer realidad la de tu casa. Nuestros trabajos hablan por nosotros: échales un vistazo y te sorprenderá ver todo lo que puedes conseguir.

Más ideas para reformar casas antiguas

En la reforma integral de una casa antigua, sea un piso o una vivienda unifamiliar, hay otras intervenciones que no pueden faltar. Además de mejorar la estética de la casa, muchas de ellas son obligatorias por normativa. Y todas aumentarán su eficiencia energética y su confort. Algunas de las más importantes son:

  • Renovar las instalaciones de electricidad, fontanería y gas. En una casa antigua que nunca se ha reformado, estarán obsoletas y resultarán peligrosas. Es lo primero que debes hacer para garantizar que la vivienda será habitable.
  • Mejorar el aislamiento. Las casas que se construyeron hace muchos años no cuentan con el aislamiento adecuado. Para optimizarlo es fundamental cambiar las ventanas por unas de doble acristalamiento y perfiles aislantes, reforzar el aislamiento de paredes, techos y suelos y controlar las fugas de calor o las corrientes. Además de hacer la casa mucho más acogedora, estas intervenciones bajan las facturas de la electricidad y el gas de manera sustancial.
  • Actualizar la iluminación. La tecnología LED ha hecho posible contar con todo tipo de soluciones de iluminación, con un ahorro energético de hasta un 90% en comparación con las antiguas bombillas incandescentes. Un buen proyecto es fundamental para lograr un efecto espectacular en la decoración de la casa. De nuevo, lo mejor es confiar en los profesionales para conseguirlo.
  • Renovar los revestimientos. Suelos, paredes y techos necesitarán un lavado de cara. Si podemos recuperar los originales (o parte de ellos), nuestra casa antigua conservará su esencia y se diferenciará de cualquier otra. Mezclar la piedra o el ladrillo originales de las paredes con nuevos paramentos, acuchillar y barnizar los antiguos suelos de parquet, recuperar las baldosas hidráulicas… Son tendencias en alza que vuelven a poner en valor la calidad de los materiales antiguos. Hoy también existen nuevos revestimientos para paredes y suelos a base de morteros de arcilla que además de decorar, aíslan y mejoran el confort de las estancias.

Si estás pensando en acometer la reforma integral de una casa antigua, esta guía te servirá como punto de partida. No lo dudes: es un proceso complejo que requiere de una importante inversión, pero sin duda merece la pena. Y si quieres apoyarte en profesionales con experiencia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, será muchísimo más fácil y eficiente.