Qué compensa más reformar una casa antigua o comprar una nueva

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Que difícil decidirse… ¿Reformar una casa antigua o comprar una nueva? Cada una de estas elecciones tiene sus defensores y sus detractores, y es que hay pros y contras asociados a la adquisición de cada tipo de vivienda. Por eso, vamos a tratar aquí de mostrarte algunos factores que pueden ayudarte a tomar tu decisión.

Diferencia de PRECIO de la vivienda nueva y usada

El precio de la vivienda usada suele estar de un 10 a un 20 por ciento por debajo del de una vivienda nueva. Lo habitual, según los expertos inmobiliarios, es que sea un 10 por ciento inferior al precio de la vivienda nueva si sólo necesita una reforma parcial. Pero si es necesario acometer una reforma integral (lo habitual en viviendas con más de tres décadas), entonces la diferencia puede llegar al 20 por ciento.

Incluso se han llegado a ver casos en los que la diferencia entre el precio de venta de la vivienda nueva y la vivienda usada es de hasta un 50 por ciento. Esto suele ocurrir en barrios consolidados y de alto standing del centro de las grandes ciudades.

¿A qué se debe la diferencia de precio? Básicamente, a que el comprador puede solicitar más rebaja en función del estado de la casa, y a que, al estar a menudo libre de cargas hipotecarias, el vendedor puede ajustar más el precio.

CALIDADES en la vivienda según antigüedad

En calidades puede haber una gran diferencia entre las viviendas antiguas y las nuevas. Aunque en el centro de las ciudades puede haber edificios de una gran calidad constructiva, incluso levantados hace cien años, lo cierto es que las viviendas nuevas suelen superar en este capítulo a las casas antiguas. El aislamiento acústico y térmico es uno de los capítulos que marcan la diferencia, aunque también es más fácil que las instalaciones, al ser nuevas, estén en perfecto estado de revista en el caso de los pisos nuevos.

FINANCIACIÓN de la vivienda nueva y usada

Este es un factor determinante para muchos compradores de vivienda. Mientras que para comprar una vivienda nueva, la financiación que ofertan los bancos cubre el 80 por ciento del precio de tasación actualmente (se llegó en su momento al cien por cien), lo cierto es que en la compra de vivienda antigua el precio de la reforma se debe tener ahorrado junto con el 20 por ciento que no cubre la hipoteca.

Esto hace que se reduzca considerablemente el número de demandantes de vivienda antigua.  En algunos casos, se puede pactar con el banco realizar una ampliación del préstamo hipotecario después de la compra, pero a algunos compradores les parece resbaladizo ese terreno ante la posibilidad de que finalmente no se formalice esa opción.

Diferencia de IMPUESTOS en la compra de vivienda nueva o antigua

Comprar una vivienda antigua o nueva está gravado con diferentes impuestos.

La compra de una vivienda nueva a precios de mercado está gravada con un tipo del 10 por ciento, mientras que si se trata de una vivienda con algún tipo de protección pública, esta cifra se reduce al 4 por ciento.

Por el contrario, la vivienda usada suele tener un gravamen más bajo: el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), que va del 6 al 10 por ciento del precio escriturado.

A los impuestos hay que sumar el importe de las tasas y licencias municipales, y luego además el impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, establecido en un 4% del presupuesto, que hay que sumar al resto de partidas.

GASTOS DE COMUNIDAD

Las diferencias en este capítulo no tienen por qué ser significativas, si bien es cierto que las urbanizaciones nuevas, al disponer de más servicios, suelen tener más gastos de comunidad que muchas viviendas antiguas. Por otro lado, es importante, en el caso de una vivienda antigua, cerciorarse de que ha pasado la Inspección Técnica de Edificios (ITE).

SUBVENCIONES relacionadas con la vivienda 

En las reformas de viviendas usadas puedes hacerte con algunas subvenciones, casi todas relacionadas con mejoras de la eficiencia energética (ventanas, cambio de caldera, electrodomésticos…). También hay en marcha actualmente un Plan de Vivienda, que contempla ayudas a la rehabilitaciones a particulares, en los casos de viviendas construidas antes de 1996. Puede ser un dato interesante a tener en cuenta.

Sin embargo, si se trata de un cambio de vivienda que aún tienes gravada con una hipoteca, has de tener en cuenta más factores, por ejemplo, la pérdida de la deducción del IRPF que pudieras estar percibiendo si la compraste antes de 2013.

Con este planteamiento general sobre la conveniencia de reformar una casa usada o bien decidirse por la compra de una nueva, esperamos haberte aclarado algunos aspectos importantes que te ayuden a tomar la decisión acertada en tu caso.

Nuestra garantía si vas a reformar una casa

Nosotros, por nuestra parte, somos una empresa de reformas integrales, que puede ayudarte a realizar tu proyecto con todas las garantías. Puedes ver algunas de las reformas integrales de viviendas que hemos realizado en nuestra experiencia de más de 15 años en el sector.