¿Se puede reformar sin obras? Los límites del DIY en las reformas de viviendas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Quieres saber cuáles son los límites del DIY a la hora de reformar tu casa? Descubre qué trabajos puedes hacer tú mismo y cuáles es imprescindible que los realicen buenos profesionales. ¡Sigue leyendo!

Reformar sin obras: un concepto que cada vez escuchamos más y nos resulta más familiar. Tras la crisis acaecida en los últimos años, todos somos más conscientes de la importancia de “reparar” como alternativa a “tirar y comprar”. Arreglar unos zapatos que todavía están en buen estado, renovar prendas de ropa para actualizarlas… y por supuesto, mejorar nuestra casa con tareas que podemos hacer nosotros mismos.

Hasta aquí, todo bien: pero es muy importante saber qué podemos hacer nosotros y qué deben asumir los profesionales de las reformas. Si arreglas tú mismo una prenda de ropa, lo peor que te puede pasar es que la tengas que tirar. Pero si intervienes en una instalación eléctrica o de fontanería, las consecuencias pueden ser desastrosas. Hoy vamos a ver cuáles son los límites del DIY en reformas de viviendas y qué debes encargar (siempre) a los profesionales.

Límítes del DIY: lo que puedes y no puedes (ni debes) hacer

El DIY (do it yourself o hazlo tú mismo) está más de moda que nunca. Hay canales de televisión dedicados en exclusiva a este campo, realities que una y otra vez nos muestran a propietarios renovando ellos mismos sus casas… ¿Quién no conoce a los famosos hermanos Scott, los gemelos norteamericanos que arreglan, compran y venden inmuebles? Tele-ficción aparte, lo cierto es que el DIY se encuentra en pleno auge. Si te gusta el bricolaje, tienes habilidad y experiencia, estas son las tareas que puedes hacer tú para ahorrar en una reforma:

Pintar y empapelar

Aparentemente, decorar paredes es el trabajo más sencillo para renovar una estancia y el qué más personas se animan a realizar. De hecho, prácticamente todos hemos pintado una pared en alguna ocasión… Empapelar puede ser algo más complicado, pero los nuevos papeles y colas van haciendo la tarea cada vez más fácil. Pero, ¡ojo! No siempre es aconsejable asumir estos trabajos. Si la pared tiene humedades, está irregular, presenta grietas o la pintura de base se desprenden, ahorrarás tiempo y dinero encargando el trabajo a un pintor profesional.

Cambiar el suelo

Esta es una tarea que puedes hacer tú… con matices. Cambiar un suelo laminado o vinílico no es demasiado complicado si tienes habilidad, tiempo y herramientas,  y si el suelo de base está en buen estado. Pero colocar otros materiales como parqué, cerámica o piedra es ya otra cuestión, así como acuchillar y barnizar suelos de madera. ¡Déjaselos a los profesionales!

Instalaciones eléctricas

Intervenir en la instalación eléctrica de una vivienda requiere competencias profesionales. Hay que tener en cuenta que su manipulación supone un riesgo; una reparación o una instalación defectuosas pueden tener consecuencias fatales. Por otra parte, hay determinadas tareas que solo pueden realizar los profesionales, por normativa.  Puedes limitarte a cambiar de enchufes, interruptores y lámparas, o incluso añadir puntos de luz o tomas mediante regletas o rozas; pero es mejor establecer ahí el límite. No te arriesgues.

Fontanería y calefacción

Con las instalaciones de fontanería y calefacción sucede lo mismo que con la electricidad: conllevan una dificultad elevada y muchas veces es obligatorio que las asuman profesionales homologados. Sobre todo, con la calefacción. Puedes colocar radiadores eléctricos, pugar o incluso cambiar los de gas por unos más eficientes; pero no debes intervenir en los circuitos o la caldera. Un consejo: si vas a hacer una reforma integral en tu vivienda, considera instalar calefacción por suelo radiante. Es una mejora sustancial que no te supondrá un coste muy elevado si tienes que levantar los suelos.

Puertas y ventanas

Una reforma sin obras fácil de hacer y que supone una mejora sustancial para la casa es pintar las carpinterías. Si tus puertas son de madera, unas manos de esmalte blanco las harán parecer más modernas y luminosas. No es un trabajo complicado, pero lleva tiempo y esfuerzo: si te van a pintar la casa, puede merecer la pena que te renueven también las puertas (el presupuesto será más ajustado). En cuanto a las ventanas, cambiarlas es cosa de profesionales.

Derribar y levantar tabiques

Si eres aficionados a los programas sobre reformas, habrás visto a los sufridos propietarios derribando paredes que parecen de papel. Esto tiene una explicación: en las viviendas norteamericanas (la mayoría de los realities de decoración lo son), las paredes no suelen ser de ladrillo u hormigón sino de yeso laminado. Derribarlas no es complicado; pero en las casas españolas, la cosa cambia. Antes de quitar una pared hay que asegurarse de que no es un muro de carga: y para ello necesitarás los conocimientos  y la experiencia de un profesional. Te evitarás problemas, trabajo y gastos.

Los mejores profesionales para reformas integrales en Madrid

Estas claves te servirán para saber dónde están los límites del DIY en las reformas de viviendas. Como verás, hay muchas cosas que puedes hacer tú mismo y otras que es mejor delegar. En Kubo Reformas te aportamos ponemos a tu disposición la experiencia y el saber de los mejores profesionales del sector: hemos realizado numerosas reformas integrales en Madrid, tanto de casas como de locales y oficinas, y nuestros clientes no pueden estar más satisfechos. Te invitamos a ver cómo han quedado esas reformas y a que descubras todo lo que podemos hacer por tu vivienda o tu negocio.