Reforma de una vivienda para personas con discapacidad: qué aspectos se deben contemplar

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4.57 de 5)
Loading...

La reforma de una vivienda para personas con discapacidad es un trabajo de especiales características que, sin embargo, está a la orden del día. Las estadísticas son elocuentes: se calcula que en uno de cada cinco hogares en España vive una persona con discapacidad. Ni las casas antiguas ni las modernas están preparadas para las necesidades específicas de estas personas.

La normativa exige ya determinadas pautas de accesibilidad en nueva edificación (rampas, ascensores…), pero en el interior de las viviendas las barreras siguen dificultando la movilidad de las personas discapacitadas, afectando a su calidad de vida. La única solución que les queda a las familias es acometer la reforma de una vivienda para personas con discapacidad.

La complejidad de este tipo de reformas integrales deriva, fundamentalmente, de la cantidad de detalles en los que hay que reparar al planificar la reforma. No sólo se trata de derribar tabiques, sino de adaptar la casa de forma individualizada teniendo en cuenta muchos aspectos que pasan inadvertidos para quienes no tienen experiencia en este tipo de obras.

Puntos críticos en la reforma de una vivienda para personas con discapacidad

La reforma de una vivienda para personas con discapacidad debe intentar eliminar tabiques y permitir conexión visual entre espacios.Aunque es cierto que la reforma de una vivienda para personas con discapacidad debería adaptarse como un guante a cada caso, ya que no todas son iguales, vamos a tratar aquí de resumir los aspectos más importantes…

✔ Casas con escaleras: cómo salvarlas

Uno de los aspectos más importantes es determinar de qué tipología de casa estamos hablando. Un piso en una planta o una casa a pie de calle son más fáciles de adaptar que un dúplex o un unifamiliar de 2 o 3 plantas. Cuando el interior de la vivienda cuenta con más de una planta, será necesario en muchos casos incorporar un ascensor o una silla salvaescaleras.

Además, la escalera debe reunir las siguientes características:

  • Ancho mínimo de 90 cm.
  • Alzada no superior a los 18 cm.
  • Contrahuella cerrada
  • Peldaños sin resaltos.
  • Tramos rectos a ser posible.
  • Pasamanos continuos.
  • Peldaños iluminados con pilotos.
  • Material antideslizante.

✔ Distribución del espacio. Objetivo: facilitar la movilidad

Otro aspecto fundamental a la hora de acometer la reforma integral de una vivienda para adaptarla a discapacitados es la distribución del espacio. Las viviendas muy compartimentadas que durante décadas han sido el modelo predominante en España son completamente inadecuadas para facilitar la movilidad en silla de ruedas. Es esencial al planificar la distribución, eliminar el exceso de compartimentos, ya que en estas casas es importante que exista conexión visual entre los diferentes espacios, agrupando, si es posible, las zonas por funciones compatibles: cocina-salón-comedor-oficina, por un lado, y elementos privados (dormitorios y cuarto de baño), por otro… Las casas diáfanas con espacios adaptados a las necesidades reales son una buena opción en estos casos.

✔ Vanos más amplios y puertas correderas: qué medidas tomar

El vano de las puertas debe ser siempre superior a 80 cm, y de preferencia, deben instalarse puertas correderas, que no estorban el paso cuando se abren. Cuando la persona tiene problemas de audición, pero también en otros casos, puede ser interesante que las puertas tengan vidrio de seguridad para poder mantener contacto visual en cualquier momento. Los sistemas abatibles deben tener, si es posible, apertura hacia afuera y con picaportes de manivela. Eso sí, una manivela que no se enganche fácilmente con la ropa, pero en ningún caso pomos redondos, difíciles de accionar.

✔ Desniveles: cómo evitarlos con enrasados y rampas

En lo posible, hay que evitar los desniveles dentro de la casa. Por ejemplo, al hacer la reforma, conseguir que terrazas y puertas de acceso a las mismas queden enrasadas y al mismo nivel que el piso interior.  En casas donde puedas existir varios niveles quizá sea necesario planificar rampas de exterior e interior en algunos casos.

✔ Pasillos y puntos de giro: así se planifican correctamente

Los pasillos deben tener una anchura mínima de  110 cm. Por otro lado, es necesario prever recibidores y distribuidores que permitan girar una silla de ruedas con facilidad. Se trata de puntos de giro donde una silla de ruedas pueda trazar un círculo imaginario de 150 cm de diámetro. Los pasillos, de existir, deben ser lo suficiente anchos para que pase la silla, pero al miso tiempo estrechos para encontrar un punto de sujeción en una potencial caída.

✔ Cuarto de baño: reforma para hacerlo adaptado y seguro

Cuarto de baño adaptado en la reforma de una vivienda para personas con discapacidad.Uno de los espacios más complicados para las personas dependientes o con baja movilidad es el cuarto de baño. En la reforma integral de una vivienda para adaptarla hay que prever al menos un baño adaptado en la casa. Estos son los elementos importantes que se deben contemplar en la reforma del cuarto de baño:

  • Ducha a ras de suelo para permitir la movilidad. Una buena medida es dotarla de un sumidero lineal perimetral.
  • Asiento firme y barras de sujeción en la ducha.
  • Lavabo mural, sin pedestal. O bien una encimera volada con lavabo empotrado o de apoyo. En cualquier caso, la ltura libre por debajo debe ser de 70 cm de altura x 50 cm de profundidad. Para la encimera se debe prever una altura de <85 cm (normalmente, 90 cm). El borde inferior del espejo debe quedar a una altura, desde el suelo, de 80 cm.
  • Griferías automáticas con sensor o, al menos, grifos monomando.
  • Junto al inodoro, se debe prever un espacio libre de 80 a 120 cm cm para subir y bajar de la silla de ruedas. El inodoro debe estar situado a la altura de la silla de ruedas. A ambos lados del mismo deben instalarse unas barras.
  • Se puede suprimir el bidé y poner inodoro con higiene personal incorporada. Existen modelos con pulsador y cisterna a ras de taza.
  • Hay muchas opciones en tiendas especializadas, incluidos secadores de cuerpo entero, que conviene plantearse en algunos casos.

✔ Conducción de la electricidad: jugar con las alturas

Los interruptores, timbres, el teléfono del portero automático, los enchufes… Todo debe planificarse a una altura distinta de la habitual, ya que el alcance de una persona en silla de ruedas está entre 40 cm y 1,40 metros de altura. Las tomas de luz, por ejemplo, deben situarse a casi medio metro del suelo… Por otro lado, para evitar que los cables interrumpan el paso, se suele prever en el salón algún tipo de sistema para que el cableado vaya por las paredes sin que se vea ni entorpezca el paso, por ejemplo, un zócalo.

✔ Sistemas domóticos: más que un capricho

La domótica puede ser algo más que un capricho en la reforma de una vivienda para personas con discapacidad. Persianas, cortinas y estores automáticos pueden suponer una gran diferencia en la calidad de vida en una casa adaptada. También hay sistemas para que las luces, la climatización y la seguridad puedan ser accionadas con un mando a distancia. Otro aspecto interesante es incorporar un sistema de accesos domotizado, por ejemplo, apertura y cierre automático de la puerta de entrada mediante mando a distancia, teléfono móvil o huella digital. Puede ser interesante planificar ya todos estos elementos en la reforma de una vivienda para personas con discapacidad para prever los espacios disponibles para ello, planificar el recorrido del cableado eléctrico, etc.

✔ Dormitorio adaptado: paso a la libre circulación

La reforma de la habitación también debe contemplar la accesibilidad. En el lateral de la cama debe quedar libre un espacio para circular de al menos 90 cm. Como luz de noche, lo más indicado son los apliques de pared. Para el armario, las puertas correderas son la mejor opción y, si hay superficie suficiente para ello, un vestidor con todo a la vista y alturas adaptadas. Una opción genial son los conocidos como “armarios de farmacia”, que disponen de carritos extraíbles parecidos a los de los gaveteros de las cocinas. Tanto para los armarios, como para los demás elementos de la casa, hay que tener en cuenta una regla muy sencilla: el alcance de una persona en silla de ruedas va de 40 cm a 1,40 m de altura: todo lo que quede por encima o por debajo de esa altura no es práctico ni accesible. También habrá que prever en el dormitorio una cama articulada con una altura similar a la silla de ruedas para el traslado cómodo de una a otra, con un colchón medianamente duro para ese trabajo. Lo mismo es válido para el sofá del salón. Pero de este tipo de cuestiones podrán informarte mejor en tiendas especializadas y ortopedias.

✔ Cocinas a la vista: prever huecos bajo la encimera

Cocina eléctrica y sin mando táctiles: una buena elección en la reforma de una vivienda para personas con discapacidad.La cocina es otro espacio que debe adaptarse en la reforma de una vivienda para personas discapacitadas. Hay que prever, por un lado, las alturas de los elementos, y por otra, dejar huecos bajo la encimera de cocina bajo los que situar la silla de ruedas para poder trabajar con comodidad. Las encimeras voladas con 70 cm libres por debajo y un ancho de 80 cm son perfectas. La altura de la encimera no debe superar en ningún caso los 85 cm. Si es posible, evitar los muebles cerrados, dejando estanterías a la vista. También es interesante la opción de los gaveteros, que permiten un mejor acceso a los útiles de cocina, y despenseros extraíbles.

La llave de paso del gas hacia la caldera de calefacción y agua caliente debe quedar siempre al alcance de la persona y de preferencia se instalará una cocina eléctrica (vitro o inducción), mejor que de gas. Detectores de humo y extintores son una buena medida de prudencia, aunque esto debería generalizarse a todo tipo de viviendas…

✔ Interiorismo: que sea funcional y con pocos muebles

En general, la recomendación para el interiorismo de este tipo de casas adaptadas es que prime la funcionalidad y que haya el mínimo de muebles posible. Asimismo, se deben evitar las alfombras y el mobiliario con poca estabilidad.

✔ Revestimientos a elegir: firmes y antideslizantes

En cuanto a los revestimientos, ni qué decir tiene que se necesita en toda la casa un suelo firme y antideslizante. La mejor opción es un suelo que además no sufra con el tránsito constante de una silla de ruedas y que se pueda limpiar con facilidad. En el caso de personas invidentes, otra de las posibilidades a barajar en la reforma de una vivienda para personas con discapacidad, se puede jugar con diferentes texturas en paredes y suelos para que en todo momento sepan en qué zona de la casa están. Optar por electrodomésticos controlados por voz, que ya existen en el mercado, puede ser una alternativa interesante en este caso. La cocina, aunque eléctrica, no debe ser táctil (subir o bajar la potencia requiere ver los números). Los suelos no deberían tener desniveles.

Cómo podemos ayudarte en la reforma de una vivienda para personas con discapacidad

En Kubo, somos un equipo de profesionales que llevan trabajando en el mundo de las reformas integrales de viviendas desde hace más de 15 años. En este tiempo, hemos acometido todo tipo de proyectos, algunos de muchas dificultad, y también reformas integrales de viviendas para hacerlas accesibles a personas con discapacidad. Nuestra metodología de trabajo -siempre la misma en los pasos de una reforma integral– comienza con una escucha activa con nuestros clientes para poder presentarles un proyecto personalizado que realmente colme sus expectativas. Si estás buscando empresas de reformas en Madrid para la reforma de una vivienda para personas con discapacidad, podemos ayudarte. Hacemos presupuestos de reformas a la medida de tus necesidades. ¿Contactamos…?